Portal Novedades COVID-19

Ley 27.555 – Disposiciones relativas al Teletrabajo

14 de agosto de 2020

En virtud de la presente ley, que entrará en vigencia a los noventa (90) días a partir de que se determine la finalización del «ASPO», se establecen las condiciones mediante las cuales se implementará la modalidad de Teletrabajo, incorporándose a la Ley 20.744 sobre el Régimen de Contrato de Trabajo.

Para entender a que nos referimos al hablar de Teletrabajo el Art. 102 bis de la Ley 20.744 establece: «Habrá contrato de teletrabajo cuando la realización de actos, ejecución de obras o prestación de servicios sea efectuada total o parcialmente en el domicilio de la persona que trabaja, o en lugares distintos al establecimiento o los establecimientos del empleador, mediante la utilización de tecnologías de la información y comunicación». Estableciendo, además, que las regulaciones específicas para cada actividad se establecerán mediante negociación colectiva.

La ley deja en claro que esta modalidad se equipara a todas aquellas reguladas por la LCT, y en virtud de ello las personas que practiquen el Teletrabajo gozarán de los mismos derechos y obligaciones que las personas que trabajan bajo la modalidad presencial y su remuneración no podrá ser inferior a la que percibían o percibirían bajo la modalidad presencial. Los convenios colectivos deberán, acorde a la realidad de cada actividad, prever una combinación entre prestaciones presenciales y por teletrabajo.

En lo que respecta a la jornada laboral, sea convenida por horas o por objetivos, será pactada por escrito en el contrato de trabajo y deberá cumplir con los límites establecidos en la legislación y en las convenciones vigentes. En consecuencia, se dispone que las plataformas virtuales que se utilicen para desempeñar las tareas laborales deberán funcionar durante la jornada laboral establecida, impidiéndose la conexión de la misma fuera de estos horarios.

En este sentido, la ley introduce el «derecho a la desconexión digital» en donde el empleado tiene derecho a no ser contactado y a desconectarse de los dispositivos digitales y/o tecnologías de la información y comunicación, fuera de su jornada laboral y durante los períodos de licencias, no pudiendo ser sancionado al efecto. Además se le prohíbe al empleador a exigir la realización de tareas o a remitir comunicaciones fuera de las horas laborales.

La ley introduce un nuevo derecho para aquellas personas que acrediten tener a su cargo, de manera única o compartida, el cuidado de personas menores de trece (13) años, personas con discapacidad o adultas mayores que convivan con la persona trabajadora y que requieran asistencia específica, pudiendo acordar sus horarios de trabajo para que resulten compatibles con las tareas de cuidado a su cargo. En caso de que el empleador niegue esta posibilidad, pudiendo interpretarse su accionar como discriminatorio.

Por otro lado, para poder hacer uso de esta opción se requiere el consentimiento del empleado y que el mismo se preste por escrito. Y aquellos empleados que pasaron de la modalidad presencial al teletrabajo, existe la posibilidad de revocarlo en cualquier momento de la relación, viéndose el empleados obligado a restituirle su puesto de trabajo en el establecimiento donde se prestaban las tareas con anterioridad, o en el más cercano a su domicilio, salvo que por motivos fundados le resulte imposible la satisfacción de tal deber.

En caso de incumplimiento, será considerado violatorio del deber previsto en el artículo 78 de la LCT y le da lugar al empleado a considerarse en situación de despido o accionar para el restablecimiento de las condiciones oportunamente modificadas.

Para el caso de contratos que se pacte la modalidad de teletrabajo al inicio de la relación, el eventual cambio a la modalidad presencial operará conforme las pautas que se establezcan en la negociación colectiva.

El empleador deberá proporcionar el equipamiento -hardware y software-, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas, y asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas, o la compensación por la utilización de herramientas propias de la persona que trabaja.

El empleado será responsable por el correcto uso y mantenimiento de las herramientas de trabajo debiendo procurar que estos no sean utilizados por personas ajenas a la relación o contrato de trabajo y en ningún caso responderá por el desgaste normal producto del uso o el paso del tiempo.

En caso de desperfectos, roturas o desgaste en los elementos, instrumentos y/o medios tecnológicos que impidan la prestación de tareas, el empleador deberá proveer su reemplazo o reparación a fin de posibilitar la prestación de tareas. El tiempo que demande el cumplimiento de esta obligación patronal no afectará el derecho de la persona que trabaja a continuar percibiendo la remuneración habitual.

En beneficio del trabajador, el empleador deberá compensar por los mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios.

Es tarea del empleador capacitar a sus dependientes en nuevas tecnologías, brindando cursos y herramientas de apoyo, tanto en forma virtual como presencial, que permitan una mejor adecuación de las partes a esta modalidad laboral., lo que no implicará una mayor carga de trabajo.

Al igual que el resto de las modalidades, aquellos que se desempeñen a través de la modalidad de teletrabajo, gozarán de todos los derechos colectivos. Serán consideradas, a los fines de la representación sindical, como parte del conjunto de quiénes trabajen en forma presencial.

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, como autoridad de aplicación deberá dictar las normas relativas a higiene y seguridad en el trabajo con el objetivo de brindar una protección adecuada a quienes trabajen bajo la modalidad laboral del teletrabajo. Asimismo determinará la inclusión de los accidentes acaecidos en el lugar, jornada y en ocasión del teletrabajo y las enfermedades causadas por esta modalidad laboral dentro del listado de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

El empleador deberá garantizar la intimidad del trabajador y tomar las medidas que crea necesarias para garantizar la protección de los datos utilizados y procesados por trabajador para fines profesionales, no pudiendo hacer uso de software de vigilancia que viole su intimidad.

Para el caso de prestaciones transnacionales de teletrabajo se aplicará al contrato de trabajo respectivo la ley del lugar de ejecución de las tareas o la ley del domicilio del empleador, según sea más favorable para el trabajador, requiriendo autorización del Ministerio para este tipo de contratación y estableciendo mediante convenio colectivo, topes máximos para las mismas.

◄ Anterior