Portal Novedades COVID-19

LA CUARENTENA OBLIGATORIA DISPUESTA POR EL DNU297/2020 Y SUS EFECTOS EN EL AMBITO LABORAL.

23 de marzo de 2020

El pasado 19 de Marzo el Poder Ejecutivo Nacional dispuso, a través del Decreto de Necesidad y Urgencia Nro. 297/2020, nuevas medidas tendientes a mitigar la propagación del COVID-19 y reducir el impacto que esta pandemia causará en el sistema sanitario del país. En efecto, dentro de este contexto y en miras a proteger la salud de todos los habitantes del suelo argentino, el precitado decreto estableció como principal medida el «aislamiento social, preventivo y obligatorio» para todas las personas que habitan en el país.

La medida en cuestión implica que todas las personas tienen el deber y la obligación de permanecer en sus «residencias habituales» durante todo el período de aislamiento (en adelante, la «cuarentena obligatoria») y solo podrán realizar desplazamientos mínimos e indispensables para aprovisionares de alimentos, medicamentos y productos de limpieza, vedándose la posibilidad de circular por rutas, vías y espacios públicos.

Adicionalmente el decreto dispone como elemento esencial que la violación a la «cuarentena obligatoria» se considerara un delito penal de conformidad con lo dispuesto por los Arts. 205, 239 y ccdtes del Código Penal.

Respecto de la vigencia de esta medida, el decreto dispone que la misma rige desde las 00:00hs del día 20 de marzo hasta las 24:00hs del 31 de Marzo, no obstante que se aclara en forma expresa que la misma podrá prorrogarse si la situación epidemiológica lo amerita.

Obviamente una medida de esta naturaleza afecta a la economía del país, a las empresas y especialmente a la dinámica de toda relación laboral, pues durante su vigencia las personas deberán abstenerse de concurrir a sus lugares de trabajo e incluso dispone que los trabajadores del sector privado durante dicho plazo tendrán derecho al goce íntegro de sus ingresos habituales.

En consecuencia, a fin de reducir las consecuencias negativas que supondrá esta medida de emergencia, la normativa en cuestión estableció excepciones al «deber de aislamiento y prohibición de circulación», de manera tal que las necesidades básicas de los individuos se encuentren cubiertas durante el período de «cuarentena obligatoria» y la actividad económica del país sufra lo menos posible.

A continuación, se enumeran las personas, actividades y servicios que el decreto considera «esenciales» y que se encuentran alcanzadas por la excepción al deber de aislamiento y prohibición de circulación:

1-Personal de Salud, Fuerzas de seguridad, Fuerzas Armadas, actividad migratoria, servicio meteorológico nacional, bomberos y control de tráfico aéreo.
2- Autoridades superiores de los gobiernos nacional, provinciales, municipales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Trabajadores y trabajadoras del sector público nacional, provincial, municipal y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, convocados para garantizar actividades esenciales requeridas por las respectivas autoridades.

3-Personal de los servicios de justicia de turno, conforme establezcan las autoridades competentes.
4- Personal diplomático y consular extranjero acreditado ante el gobierno argentino, en el marco de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y la Convención de Viena de 1963 sobre Relaciones Consulares y al personal de los organismos internacionales acreditados ante el gobierno argentino, de la Cruz Roja y Cascos Blancos.

5- Personas que deban asistir a otras con discapacidad; familiares que necesiten asistencia; a personas mayores; a niños, a niñas y a adolescentes

6- Personas que deban atender una situación de fuerza mayor.
7-Personas afectadas a la realización de servicios funerarios, entierros y cremaciones. En tal marco, no se autorizan actividades que signifiquen reunión de personas.

8- Personas afectadas a la atención de comedores escolares, comunitarios y merenderos.
9. Personal que se desempeña en los servicios de comunicación audiovisuales, radiales y gráficos.

10- Personal afectado a obra pública.
11- Supermercados mayoristas y minoristas y comercios minoristas de proximidad. Farmacias. Ferreterías. Veterinarias. Provisión de garrafas.
12- Industrias de alimentación, su cadena productiva e insumos; de higiene personal y limpieza; de equipamiento médico, medicamentos, vacunas y otros insumos sanitarios.

13-Actividades vinculadas con la producción, distribución y comercialización agropecuaria y de pesca.
14- Actividades de telecomunicaciones, internet fija y móvil y servicios digitales.
15- Actividades impostergables vinculadas con el comercio exterior.
16- Recolección, transporte y tratamiento de residuos sólidos urbanos, peligrosos y patogénicos.
17-Mantenimiento de los servicios básicos (agua, electricidad, gas, comunicaciones, etc.) y atención de emergencias.
18- Transporte público de pasajeros, transporte de mercaderías, petróleo, combustibles y GLP.19. Reparto a domicilio de alimentos, medicamentos, productos de higiene, de limpieza y otros insumos de necesidad.
20- Servicios de lavandería.
21- Servicios postales y de distribución de paquetería.
22- Servicios esenciales de vigilancia, limpieza y guardia.
23- Guardias mínimas que aseguren la operación y mantenimiento de Yacimientos de Petróleo y Gas, plantas de tratamiento y/o refinación de Petróleo y gas, transporte y distribución de energía eléctrica, combustibles líquidos, petróleo y gas, estaciones expendedoras de combustibles y generadores de energía eléctrica.

Durante la vigencia de la medida no podrán realizarse eventos culturales, recreativos, deportivos, religiosos ni de ninguna otra índole que impliquen la concurrencia de personas.

24- S.E. Casa de Moneda, servicios de cajeros automáticos, transporte de caudales y todas aquellas actividades que el BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA disponga imprescindibles para garantizar el funcionamiento del sistema de pagos.

25- Industrias que realicen procesos continuos cuya interrupción implique daños estructurales en las líneas de producción y/o maquinarias podrán solicitar autorización a la Secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, para no discontinuar su producción, reduciendo al mínimo su actividad y dotación de personal. (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)

26- Producción y distribución de biocombustibles (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)
27- Operación de centrales nucleares (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)
28- Hoteles afectados al servicio de emergencia sanitaria. También deberán garantizar las prestaciones a las personas que se hallaren alojadas en los mismos a la fecha del dictado del Decreto N° 297/20 (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)
29- Dotación de personal mínima necesaria para la operación de la Fábrica Argentina de Aviones Brig. San Martín S.A (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)
30- Las autoridades de la Comisión Nacional de Valores podrán autorizar la actividad de una dotación mínima de personal y de la de sus regulados, en caso de resultar necesario (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)
31- Operación de aeropuertos. Operaciones de garages y estacionamientos, con dotaciones mínimas (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)

32. Sostenimiento de actividades vinculadas a la protección ambiental minera (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)
32- Curtiembres, con dotación mínima, para la recepción de cuero proveniente de la actividad frigorífica (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)
33- Los restaurantes, locales de comidas preparadas y locales de comidas rápidas, podrán vender sus productos a través de servicios de reparto domiciliario, con sujeción al protocolo específico establecido por la autoridad sanitaria. En ningún caso podrán brindar servicios con atención al público en forma personal (Incoporada por Dec. Adm 429/2020)

Hechas estas breves e importantes aclaraciones corresponde entonces preguntarse: ¿todos los trabajadores que brindan servicios para las empresas que se encuentran comprendidas en el listado anterior tiene que concurrir a trabajar? ¿A quiénes alcanza? ¿Cuál es el límite?

Justamente para dar respuesta a estas dudas y/o interrogantes el Ministerio de Trabajo de la Nación con fecha 20 de Marzo dictó la Resolución 219/2020 que reglamenta los aspectos laborales del DNU bajo análisis. En primer lugar la resolución en cuestión aclaró que, incluida o no la actividad del empleador en el listado de servicios y actividades catalogadas como esenciales por el DNU 297/2020, todos los trabajadores deberán en el marco de la buena fé contractual establecer con su empleador las condiciones en que prestaran sus servicios, siempre que los mismos puedan ser dispensados desde su lugar de aislamiento, haciendo referencia una vez más pero esta vez de forma implícita y/o indirecta a la modalidad denominada «trabajado a distancia» o «teletrabajo».

Sobre este punto la Resolución incluso destaca que quienes efectivamente acuerden este modo de realización de sus tareas, percibirán su remuneración habitual en tanto que, en aquellos casos que esto no sea posible, las sumas percibidas tendrán carácter no remuneratorio excepto respecto de los aportes y contribuciones al sistema nacional del seguro de salud y al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados. En segundo lugar, la resolución en cuestión establece que todos los trabajadores que desarrollen tareas en empresas que presten los servicios y/o realicen cualquiera de las actividades exceptuadas por el DNU conforme el listado anterior, serán considerados «personal esencial» en los términos de la Resolución Nro. 207/2020 del Ministerio de Trabajo. Es decir qué identifica a aquellos que deben concurrir a trabajar -siempre que sus tareas no puedan ser cumplida a través de la modalidad de trabajo a distancia- y son indispensables para el adecuado funcionamiento de la empresa.

Esta aclaración resulta entonces importante no solo porque determina a los «trabajadores esenciales» en razón de su actividad y/o servicio sino además porque ratifica la vigencia de la resolución 207/2020 dictada por ese mismo ministerio mediante la cual se suspende la obligación de concurrencia de las trabajadoras embarazadas y de aquellos que conforman los denominados «grupos de riesgos».

En consecuencia, aun cuando estas personas (v. gr. embarazadas, diabéticos, inmunodeprimidos, cardíacos y con enfermedades respiratorias crónicas) presten servicios y/o realicen cualquiera de las actividades exceptuadas y catalogadas como esenciales por el decreto de necesidad y urgencia en cuestión, no deberán concurrir a trabajar pues se encuentran relevadas de hacerlos de conformidad con lo previsto por Art. 1 in fine de la Resolución 207 que establece que «no puede declararse Personal Esencial a las personas que padecen esta circunstancias».

Otros aspecto relevante de la resolución es que incluye dentro del concepto de «trabajadores» a todos aquellos que presten servicios de forma continua bajo figuras no dependientes como las locaciones de servicio reguladas por el Decreto Nro. 1109 del 28 de Diciembre de 2017, y aquellas otras que se desarrollen en forma análoga dentro del sector privado, las prestaciones resultantes de becas en lugares de trabajo y las pasantías, como así también las residencias médicas comprendidas en la Ley N° 22.127 y los casos de pluriempleo o de múltiples receptores de servicios.

Además, establece que la reorganización de la jornada laboral para garantizar la continuidad de la producción de las actividades declaradas esenciales en condiciones de salubridad se considera un ejercicio razonable del ius variandis y que las horas suplementarias se realicen con este objetivo tendrán una reducción del 95% de la alícuota prevista para el pago de las contribuciones patronales.

En ese mismo sentido dispone que los empleadores podrán recurrir a la contratación eventual para cumplir con las actividades esenciales que deban desarrollar durante el período que rija la «cuarenta obligatoria», en tanto la misma será considerada extraordinaria y transitoria en los términos del Art. 99 de la LCT, y los salarios también tendrán una reducción del 95% sobre la alícuota prevista para el pago de las contribuciones patronales.

Finalmente establece que, a los efectos de que los trabajadores puedan concurrir a sus lugares de trabajo, los empleadores deberán proveerles, una certificación para ser exhibida en caso de requerimiento por parte de controles policiales, en la que conste nombre, número de teléfono y demás datos que permitan una adecuada identificación de la empresa; nombre, número de documento y domicilio del trabajador, su calificación como personal esencial y domicilio del lugar de trabajo.

Para mas información comunicarse con:
Santiago Casares - scasares@clariatrevisan.com.ar

◄ Anterior