Portal Novedades COVID-19

El Concurso Preventivo, un remedio judicial contra el coronavirus

27 de abril de 2020

Por Daniel Clariá.

1.-Introducción.

En nuestro país debido a la Pandemia del COVID-19 el Gobierno Nacional dictó varios Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) entre ellos el Decreto Nro. 297/2020 que dispuso el aislamiento social, preventivo y obligatorio (conocido como “cuarentena obligatoria”) que incluye a todas las personas que habitan el país o se encuentren en forma temporaria en el mismo.-

Dicho Decreto entre otras obligaciones dispuso:

a. La obligación de todas las personas no exceptuadas a permanecer en sus residencias habituales o en la residencia en que se encontrasen a las 00:00 horas del día 20 de marzo de 2020.

b. La prohibición de la realización de eventos culturales, recreativos, deportivos, religiosos, ni de ninguna otra índole que impliquen la concurrencia de personas.

c. La suspensión de apertura de locales, centros comerciales, establecimientos mayoristas y minoristas, y cualquier otro lugar que requiera la presencia de personas.

Asimismo dicho Decreto estableció en forma taxativa las personas que quedaban exceptuadas del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, en su mayoría vinculadas con la atención de servicios de salud y alimentación.-

Posteriormente el Gobierno fue prorrogando la “cuarenta obligatoria” y si bien la misma rige hasta el próximo 10 de mayo, lo cierto es que no se sabe a ciencia cierta si mediante algún nuevo DNU el Gobierno volverá a extender el aislamiento social, preventivo y obligatorio y en su caso hasta que fecha.-

Como consecuencia de ello todas la actividades que no se encuentran exceptuadas por el DNU están prohibidas de ejercer su trabajo normalmente ya sean éstas actividades productivas, comerciales o profesionales.-

Fácil es colegir que la merma en la producción, comercialización y la prestación de servicios profesionales es significativa por no decir total y trae aparejada inexorablemente la crisis económica y financiera de las actividades mencionadas.-

Esta crisis ya ha empezado sentirse y seguirá cada vez más generando conflictos entre las personas y en las empresas, a saber, conflictos laborales, incumplimiento de los contratos productivos y comerciales, conflictos societarios, deudas fiscales, etc.-

Ciertamente de persistir la “cuarentena obligatoria” la crisis económica y financiera derivada de la prohibición dispuesta por el Gobierno para el ejercicio regular de la actividades descriptas llevarán a las personas y a las empresas a un estado de insolvencia e iliquidez que les impedirá afrontar el cumplimiento de sus obligaciones e ineludiblemente caerán en estado de cesación de pagos que a la postre, sino se toman las medidas pertinentes para remediarlo, producirán la quiebra de las empresas.-

En nuestra legislación encontramos la ley 24.522 de Concursos y Quiebras que regula el procedimiento a cumplir por las personas físicas o jurídicas que se presentan ante los Tribunales a fin de solicitar al Sr. Juez interviniente la apertura de este remedio legal que les permitirá hacer frente a su estado de cesación de pagos y salvar el estado de insolvencia e iliquidez permitiéndoles continuar con la explotación de sus empresas o el ejercicio de su profesión.-

2.- Principios, efectos y requisitos del Concurso Preventivo.

El principal fin y objetivo de la presentación en Concurso Preventivo es lograr que el deudor, sin perder la administración de su empresa ni el desapoderamiento de sus bienes, pueda continuar con su actividad posibilitándole a mediano plazo poder recomponer su patrimonio, reestructurarlo y financiar su pasivo sin estar apremiado por sus acreedores.-

Para ello deberá dentro del marco del proceso concursal ofrecer una propuesta de pago a sus acreedores y conseguir de la mayoría de ellos la conformidad con la misma .-

Con el fin que el concursado pueda efectuar dicha propuesta de pagos y como dijimos, no se vea apremiado por sus acreedores, la ley le otorga al deudor algunos beneficios para consolidar y ordenar su pasivo.-

La ley dispone que el proceso concursal suspende todas las acciones individuales y todos los acreedores de causa o título anterior a la presentación en concurso deben presentarse a verificar sus respectivos créditos en el proceso.

Otro de los beneficios para el deudor concursado es que ante la presentación en concurso se suspenden los intereses de los créditos, salvo aquellos que estén garantizados con prenda o hipoteca.-

Una vez presentados todos los acreedores y reconocidas sus acreencias por el Juez del concurso el deudor cuenta con un período de exclusividad para negociar con sus acreedores la propuesta de pago que les ofrezca que puede consistir en una determinada quita del capital, espera en el plazo de pago, entrega de bienes, constitución de sociedad con los acreedores u otras formas de acuerdo con la conformidad de los mismos.-

Dicha propuesta homologada judicialmente alcanzará a todos los acreedores del concursado e importará la novación de todas las obligaciones con origen o causa anterior al concurso, lo que significa que la “propuesta” del concursado sustituye a la obligación que existía con anterioridad al concurso, quedando esta última totalmente anulada.

Beneficio importante también es que se abre un procedimiento de un plan de pagos especial para concursados con la AFIP que no solamente redunda en una tasa preferencial de intereses de financiación sino que la primer cuota de dicho plan se deberá abonar con posterioridad a la homologación judicial del acuerdo preventivo.-

Como dijimos al comienzo de este capítulo el concursado no pierde la administración de su empresa ni tampoco el desapoderamiento de sus bienes, pero sí se encontrará ante algunas limitaciones en relación a los actos de disposición de los mismos debiendo requerir autorización judicial para gravar o disponer de los bienes que integran el patrimonio de la empresa ya que la ley tiene en mira preservar el patrimonio del concursado prenda común de todos los acreedores.-

Asimismo no puede el deudor alterar la situación de sus acreedores y deberá respetar la paridad e igualdad de los mismos tratando a todos los de una misma categoría por igual.-

Como es lógico, la ley impone al deudor determinados requisitos que deberá cumplir para poder acceder a la presentación y apertura de su concurso preventivo.-

Entre dichos requisitos debemos mencionar la explicación de su situación patrimonial, las causas y hechos generadores de la cesación de pagos, debiendo asimismo presentar un estado de su activo y pasivo y los antecedentes necesarios para determinar debidamente su patrimonio.-

Requisito también a cumplir por el deudor es la presentación de los últimos tres (3) balances de su actividad y acompañar una nómina completa y detallada de sus acreedores, categoría, monto y vencimientos de los créditos.-

3.- Conclusión:

Consideramos conforme lo expuesto en esta apretada síntesis que ante los hechos que son de público conocimiento y de persistir el asilamiento social preventivo y obligatorio la crisis económica y financiera derivada de la prohibición dispuesta por el Gobierno para el ejercicio regular de la actividades productivas, de comercialización y de servicios profesionales generará en mucha actividades un estado de insolvencia e iliquidez que, de no tomar en forma oportuna las medidas necesarias y pertinentes, las llevará a un estado de cesación de pagos que producirán la quiebra de las empresas.-

Ante el caso extraordinario ampararse en los beneficios y remedios que nos concede la Legislación resulta razonable y oportuno.-

◄ Anterior